Diego Fernández Brand & Motion Design

Un estudio de diseño gráfico es en parte un organismo que a lo largo del tiempo debe adaptarse y evolucionar para dar y comunicar lo mejor de sí. De Fuelgrafics a Fuel, de Fuel a Diego Fernández Brand & Motion design… Cambios más allá del nombre que en un estudio dedicado al diseño de marca no pueden dejarse pasar de largo, y que deben tener una respuesta acorde.

Delante de la evolución tanto del estudio como personal, la pregunta sobre si era mejor seguir siendo una marca comercial o por el contrario había llegado el momento de pasar a ser una profesional estaba encima de la mesa.
Una marca comercial ofrece a priori una imagen de mayor dimensión, más seria (pero quizás más impersonal, lejana, incluso más cara). Una marca de carácter profesional, a priori ofrece un trato más personal, cercano (nos gusta que nos respondan personas y no organismos o máquinas) y de competencias más contrastables, pero a veces puede proyectar una imagen de poca capacidad.

La respuesta siempre es que cualquier opción es buena, siempre que se adapte mejor a los valores de la marca.

El cambio de nombre a Diego Fernández Brand & Motion Design persigue dar al estudio un enfoque más cercano, centrado en mi figura como profesional experto en marca y con una experiencia contrastable como diseñador, profesor universitario y consultor de marca. Algunos valores (especialmente la experiencia docente que complementa y mejora mi competencia como diseñador) que hasta ahora estaban en un segundo plano pasan a formar parte de los valores del estudio. La capacidad y entusiasmo por los proyectos es la misma y sigo contando con fantásticos colaboradores en diferentes ámbitos que complementan las necesidades de cada proyecto.

Por lo tanto, Fuel, ha sido un placer. Bienvenido, Diego!